Indias blancas: La vuelta del ranquel